Me aburro en el concierto. Cómo convertir un recital musical en una experiencia sensorial

La programación de eventos culturales debe evolucionar hacía  propuestas más llamativas, donde atraer y cautivar a una audiencia juvenil, acostumbrada a una sobre exposición de estímulos, es cada vez más complejo 

IMG_25671

“He sido toda mi vida una víctima de mis sentidos” – Giacomo Casanova-

Una de las manifestaciones culturales más populares, presentes en multitud de agendas de Ayuntamientos y Centros públicos, siguen siendo los recitales musicales, pero si vas a cualquiera te darás cuenta…suspiros, miradas perdidas o algún bostezo se entremezclan con los aplausos.

Pero ¿cómo convertir una propuesta cultural tradicional, cuya base es la escucha instrumental, en una experiencia memorable y más sugerente?  La respuesta, muy simple, hay que llamar la atención de los otros “sentidos”. Crear una experiencia sensorial completa e integradora. Apoyar toda la capacidad de seducción de este tipo de eventos en un sólo pilar, “el oído” ,puede parecer arriesgado.

En orden a crear una estrategia de experiencia de usuario, podríamos “invitar” a los otros sentidos a que fueran participes de la fiesta de la siguiente forma:

La vista: Un marco estático, por muy bonito que sea, ya no es suficiente. Según Asifa Majid, investigadora del Instituto Max Planck de Psicolingüistica, el 50% del cerebro se dedica al procesamiento visual, por tanto, debe haber una propuesta visual estimulante y coherente con la temática del concierto. Además, la vista realiza la función de coordinadora general de la experiencia, por lo que es el elemento crucial a tener en cuenta en la actividad, incluso más que la propia música.  Un proyector con imágenes de pinturas relacionas con ese instrumento o visiones sugerentes pueden dar un sentido más lírico que el simple hecho de ver al artista concentrado en su música (si no te ha tocado en las últimas filas y no ves prácticamente nada).

 

recalculando_desdeelmar_3x2.jpg

 

El olfato: la estimulación olfativa empieza a ser algo básico en toda propuesta experiencial que se precie, ya que, según los expertos, recordamos el 35% de lo que olemos.  Uso de inciensos, velas aromáticas o rociar con sprays elementos inmóviles ayudan a crear esa atmósfera especial buscada. Si es de guitarra flamenca, prueba a rociar spray de jazmin,; si es de piano, usa ambientadores de pino, por ejemplo.

 

marketing olfativo

 

El gusto:  ¿gastar en catering? Nada de eso. Puedes pedirle a un restaurante cercano que elabore una tapa típica inspirada en el lugar de donde provengan los músicos. Si es de carácter local, reproduce la última tapa ganadora de alguna ruta gastronómica. Así ganaras notoriedad con antelación, te aseguras una audiencia más amplia y redondeas la experiencia. La gastronomía es ya pieza fundamental de cualquier evento con una proyección amplia.

 

Viaje-gastronomico-por-los-cinco-continentes-1440x810

Por último, y no menos importante: el tacto, ya que para algunos expertos puede estar dentro de los tres sentidos más importantes, casi tanto como el oído.  Elige alguna pieza del repertorio que sea especial por algún motivo, reparte algún objeto relacionado con esa canción  y pide al público que cerrando los ojos intente averiguar qué es. De ese modo, la audiencia experimenta una sensación más introspectiva en el contexto particular de ese tema.

Además para transmitir desde la bienvenida esa sensación de libertad en la captación de sensibilidades creativas, no dispongas los asientos en fila, juntalos en un rincón de la sala y deja libertad para que cada persona disponga el suyo como quiera.

Los eventos unitemáticos, como un recital musical (aunque se puede extrapolar a cualquier manifestación artística o creativa) han perdido vigencia, y hoy en día tienes que poner en relieve el uso de otras herramientas, en este caso sensoriales, para que el evento destaque, sea un éxito de convocatoria y la gente no lo olvide tras quince minutos desde la salida.

wow-speech-bubble-sidebar

 

(Versión en inglés) (English version)

 

 

GETTING BORING AT THE CONCERT. HOW TO TRANSFORM A MUSICAL RECITAL IN A MEMORABLE EXPERIENCE

Cultual events should evolve towards to a more pushing sensitive propostions, where appeal and captívate to a younger target, it is getting a real challenge.

“I have always been  my senses-victim” – Giacomo Casanova

IMG_25671

One of the most popular artistics performances, forming part of countless cultural agendas from Councils or Public Institution, are still being instrument recitals. But, as attendance, you can realice of boredom sights among the audience.

But, how to transform a cultural-traditional proposition, whose basic is the instrumental hearing, in a memorable and sugestive experience? The answer, very simple, we have to engange the others “senses”. Creating a complently and integration sensitive experience. Supporting the seduction capacity of this kind of events in a only-one dimensión, it might well be risky.

In order to create an user-experience strategy, we can invite other senses to be part to the party through next ideas:

  • Sight: a static frame, regardless its beauty, it is not enough. According to Asifa Majid, researcher from Max Planck Psycholinguistic Institute, the 50% of the brain is dedicated to the visual process. So that,the event should offer an attractive and visual proposition joined with the concert. Indeed, the sight does the function of general coordinator of every experience, for this reason its importance is vital, even more that the own music. A picture- proyection of drawns  connected with that instrument or sugestions visions, might give a more lyric sense that the only fact of seeing the artista focus on his music.

recalculando_desdeelmar_3x2

  • The olfactory estimulation begins to be something essential. According to the experts, we remember the 35% of what we have smelt. Use of incenses, aromatic candles, or spray help to create a special seeked atmosphere. For example, if the concert is about flamenco music, you can spray some flowers smellings; about piano, you can use pine sprays. . .

marketing olfativo

  • Taste. ¿Waste Money in catering? Of course not. You migh well ask a near restaurant to elaborate a typical tapa inspired from the musicians born-place. If it is a local event, offer the last-winer championship tapa in the area. In that manner, you can count with some previoulsy notoriety while appealing to a wider target and round off the multi-cultural proposition. The gastronomy is, without a doubt, an essential key to conform a wide-proyection event.

Viaje-gastronomico-por-los-cinco-continentes-1440x810

Lastly, but not least importance, touch.  Some experts claim that it may well being in the top-three most important sense regard to memory. Choose an special musical piece from the repertory and give away an object connected with that song, asking the audience to try to recognise it completly blind. In that manner, the attendances undergo a more introspective sensation in that particular song-context.

In addition, to convey a whole-freedom  welcome and drive the audience to a state of creative-sensibilities captation, avoid a rough-distribution of the seats and put them to a corner, where every attendance have to catch on and place it in the space the person choose.

In conclusion, the one-dimension events, such as an instrumental  concert, have to be refresh through to the use of other tools, in this case from a sensorial point of view, to make the activity a remarkable event, with a high grade of attendance of a public, who, after a while, they can still remember what they have felt.

wow-speech-bubble-sidebar

3 comentarios en “Me aburro en el concierto. Cómo convertir un recital musical en una experiencia sensorial

  1. Muy interesante. Al leerlo me ha venido a la cabeza que hoy día los conciertos más modernos mezclan todos estos factores… Se trataría de adaptar la experiencia a este tipo de recitales. Sin duda, una propuesta muy innovadora. 🙂

  2. Pingback: Tiendas con alma. Compitiendo con ecommerce donde más le duele | trendyretail&events

Deja un comentario